MITOS MÁS COMUNES SOBRE EL DESAYUNO

En cuanto a mitos, uno de los temas de la nutrición que se ve más afectado es el de los desayunos. Con afirmaciones como “el desayuno es la comida más importante del día”, “el desayuno ideal se compone de cereales + lácteos + fruta”, “los niños tienen que desayunar para rendir en el colegio” “desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo” y muchas otras, lo único que se ha conseguido es crear un estado de duda continua en la población. Por eso, hoy trataremos de desmentir o resolver todos estos mitos para que nunca más tengas que pensar en ellos.

1. “EL DESAYUNO ES LA COMIDA MÁS IMPORTANTE DEL DÍA”

Sí, el desayuno es la comida más importante pero, ¿qué entiendes por desayuno? El pensamiento que se nos viene a la cabeza cuando nos hablan de desayuno es que es esa comida que hacemos nada más levantarnos y que nos es imprescindible para comenzar el día con energía. Bueno, pues realmente esto no es así. El desayuno o, para que se entienda mejor, des-ayuno es la comida con la que vamos a romper el ayuno que hacemos de forma involuntaria al dormir. Esto no conlleva que se deba romper el ayuno al levantarnos, no hay una hora exacta ni un momento concreto en el que se deba hacer sino que somos nosotros mismos, con nuestras características individuales, quienes debemos pautar el momento de des-ayunar. Para una persona será indispensable romper el ayuno de la noche nada más levantarse de la cama o, por el contrario, le será imposible comer en ese momento (por falta de apetito, tiempo, ganas) y lo hará más tarde.

Lo que hay que tener en cuenta, y es realmente lo importante en cuanto al des-ayuno, es qué alimentos vamos a incluir en esta comida, ya que suele ser la comida de peor calidad en nuestra alimentación.

2. “EL DESAYUNO IDEAL SE COMPONE DE CEREALES + LÁCTEOS + FRUTA”

Siempre nos han metido la idea en la cabeza de que un buen desayuno es el formado por leche con cereales y un zumo de naranja. Este es el ejemplo que se ve en todos los anuncios de televisión, donde se muestra a una familia feliz alrededor de la mesa tomando su desayuno totalmente nutritivo. Lamentablemente, los medios de comunicación enseñan lo que ellos quieren que veamos, lo cual la mayoría de las veces no es lo más adecuado o saludable. Este tipo de desayuno se caracteriza por aportar unos niveles de azúcar muy altos al organismo, ya que normalmente los cereales que se utilizan y la fruta, al tomarla en zumo, nos aportan muchos azúcares libres que se podrían evitar con pequeños cambios.

MITOS MÁS COMUNES SOBRE EL DESAYUNO

Como vemos en la imagen anterior, el desayuno convencional que nos han enseñado en los medios desde pequeños contiene mucho más azúcares libres que un desayuno muy parecido pero con unas pequeñas variaciones. Además, nuestros desayunos no siempre deben estar formados por estos componentes (cereales, lácteos y fruta), sino que se pueden variar mucho en su contenido, siempre y cuando se utilicen alimentos de calidad. Al final de este post se mostrarán algunos ejemplos de desayuno no tan convencionales.

3. “LOS NIÑOS TIENEN QUE DESAYUNAR PARA RENDIR EN EL COLEGIO”

Una vez más, podemos afirmar que el desayuno NO hace que los niños rindan mejor en el colegio, y mucho menos, basándonos en el tipo de desayuno al que los tenemos acostumbrados. Un niño no rendirá mejor por tener un vaso de leche con cereales en el estómago, o por haberse bebido un batido de chocolate con dos galletas en el coche porque llegaban tarde y…”algo había que desayunar”. Este tipo de creencias lo único que está consiguiendo es acostumbrar a las personas a desayunar de manera forzosa desde pequeños, instaurando unos hábitos en ellas que no siempre son acogido con naturalidad y que, en muchos casos, conllevan una ingesta desmesurada de alimentos poco saludables.

4. “DESAYUNA COMO UN REY, ALMUERZA COMO UN PRÍNCIPE Y CENA COMO UN MENDIGO”

Creo que no me equivoco al afirmar que todos hemos escuchado a algún abuelo/a, tío/a, vecino/a decir esta frase en algún momento de nuestras vidas. En principio podría parecer del todo coherente, ya que el desayuno (si queremos tomarlo) es la primera comida del día y nos puede ayudar a tener la energía necesaria para todas las labores que nos esperan. Pero, otra vez podemos terminar cayendo en alguna realidad aprendida de las costumbres que hemos heredado.

Al final la alimentación que llevamos en nuestro día a día depende de las características que nos acompañan, nuestros horarios de estudio o trabajo, la disponibilidad para hacer de comer, las ganas que tengamos en cada momento, nuestras necesidades fisiológicas, etc. Debemos ajustarnos a nuestra rutina y escoger alimentos de calidad en cada comida, y ya veremos nosotros si un día llegamos a la cena con más o menos ganas de comer o si no nos apetece desayunar por cualquier motivo y preferimos tomarnos un tentempié a media mañana o directamente almorzar cuando nos plazca. El punto clave en todo esto es saber elegir alimentos de calidad para que cada comida, independientemente de cómo la llamemos o del momento en que la hagamos, sea lo más nutritiva posible, pues de eso si va a depender que nuestra salud mejore o se mantenga de forma adecuada.

TIPOS DE DESAYUNO

Como adelantábamos anteriormente, en este apartado daremos algunas ideas de desayuno menos convencionales. Esta es una comida más en el día y, a pesar de lo que nos han hecho creer, puede estar formada por multitud de alimentos creando platos más o menos complejos. Sería interesante preguntarnos por qué, por ejemplo, unas tortitas de arroz están completamente normalizadas para un desayuno pero, en cambio, si proponemos desayunar un arroz con verduras y huevo lo tachan de locura. De momento, esta reflexión la dejamos para que le den unas vueltas y, proponemos unos desayunos menos convencionales pero algo más aceptados que el arroz.

MITOS MÁS COMUNES SOBRE EL DESAYUNO

¿NECESITAS LA AYUDA DE UN PROFESIONAL?

Échale un vistazo a nuestros servicios

Coaching nutricional

Coaching nutricional

Nutricion online

Nutricionista online

entrenador personal online

Entrenamiento personal